Esta es la mejor forma de disfrutar tu bicicleta montañera

Existen ciertas actividades deportivas que por muy divertidas y entretenidas que puedan llegar a ser, representan un riesgo bastante grande para quienes las practican si no toman las medidas necesarias que los profesionales recomiendan siempre en esos casos. Una de estas actividades, y en la que va a basarse este escrito, es el ciclismo de montaña, el cual no es tan simple como muchos han querido hacerlo ver. Lo cierto es que hay una serie de aspectos que deben tomarse en cuenta antes de llevarla a cabo para evitar accidentes.

Publicidad

Si queremos evitar ser victimas de estos accidentes o cualquier otro tipo de inconveniente que se nos pueda presentar en el trayecto, lo mejor que podemos hacer es tomar muy en cuenta todas y cada una de las recomendaciones que los profesionales de esta disciplina tienen para nosotros. Para todos los lectores que puedan estar planeando una divertida sesión de ciclismo de montaña entre amigos, les traemos algunos de los consejos ofrecidos por expertos en el área.

 

¿Qué debemos saber antes de salir?

Si ya hemos elegido el día y la hora, una de las primeras cosas que debemos hacer cuando nos dispongamos a salir es revisar que la bicicleta que vayamos a usar esté en perfecto estado, sobre todo cuando hablamos de las ruedas, las cadenas y los frenos. En el caso concreto de las ruedas, debemos comprobar si la presión de las ruedas se va a adecuar o no al terreno que vamos a explorar ese día. Si se encuentran muy infladas, vamos a experimentar pérdidas de tracción cuando nos toque subir por pendientes muy inclinadas.

Ahora bien, incluso si hemos comprobado todo lo necesario, nunca vamos a estar exentos de que se produzcan desperfectos en pleno recorrido, por lo que deberíamos estar preparados con un kit de herramientas que nos posibilite la solución de estos inconvenientes tan pronto como sea posible. entre las cosas más básicas que deberíamos tener en dicho kit destacan un destornillador de estrella, un juego de llaves Allen, un tronchacadenas, un cuchillo pequeño, entre otros.

Otro de los aspectos que debemos considerar antes de embarcarte en un recorrido como este es hasta donde estamos dispuestos a llegar y qué tan preparados estamos para cumplir la meta que nos hemos trazado. Si remotamente sospechamos que no estamos ni en la capacidad ni en la condición física para recorrer ciertas distancias y terrenos, lo mejor será dejarlo para otro día y evitar sucesos que lamentar después.

¿Qué debemos tener en cuenta una vez que estamos en pleno recorrido?

Si ya estamos en pleno recorrido, debemos empezar a una velocidad lenta e irla aumentando a medida que avanzamos en la ruta que nos hemos trazado previamente. Por lo misma razón, hay que evitar a toda costa los aceleramientos muy repentinos o competencias con nuestros acompañantes, ya que todos perderíamos fuerza para lo que nos toca recorrer más adelante.

Adicional a eso, es importante que nos mantengamos juntos en todo momento porque no sabemos qué les puede pasar a alguno de nosotros durante el recorrido. Si hemos salido en grupo, lo ideal es que nos mantengamos así durante el mayor tiempo posible.

Acerca del autor