Es hora de que empieces a usar bicicletas y a sentirte como un niño

La emoción del momento, la adrenalina y la velocidad. Cada quien tiene una experiencia diferente con el uso que le da o que le ha dado a estas increíbles máquinas. La capacidad de hacer tantas cosas en tan solo una bicicleta, da a muchas experiencias que cada uno de nosotros puede expresar y recordar, para llevarnos a esa época de nostalgia, en donde éramos los reyes de nuestro propio mundo.

Publicidad

Cuando pequeños era muy normal el aprovechar los pequeños momentos que se nos daba para disfrutar de una buena sección de velocidad en las bicicletas, pues aunque muchas veces los padres veían esto como algo arriesgado y muy peligroso, para nosotros era como un manantial de buenos momentos, el sentir el viento como golpea tu rostro y como pasa a través de nuestros brazos, es algo que no se puede comparar.

Hoy en la adultez, el interesarnos por un equipo como este, pues puede ser factible, pero en muchos casos es cuando le vemos un beneficio, ya sea de dinero o de tiempo, dejando la diversión en segundo plano. Lo bueno es que aún a edad adulta, es posible sentir el deseo de salir con amigo y grandes grupos, y de esta forma explorar, disfrutar y entretenernos, pero es que aún así somos tan competentes en el área que esto lo transformamos en una rutina, una que nos terminará cansando y frustrando, porque la creatividad y la inspiración no tendrán cabida allí.

Depende de nosotros el desarrollar las actitudes necesarias, para de cierta forma conseguir escalar en el placer más profundo que anteriormente pudimos haber vivido, pues disfrutar como niños es clave para pasar el rato de maravilla. Lo que si podemos tomar en cuenta es que el usar la bicicleta por un tiempo limitado puede que no sea algo tan halagador, pero si puede dar resultado, ya que de poco en poco, esos pequeños momentos que tendremos con nuestra bici puede y sean suficiente para hacernos sentir como niños y poder disfrutar de un agradable momento otra vez.

Nuestras recomendaciones es que trates de encontrarte contigo mismo, y te des cuenta que momentos así solamente se recuperan cuando decides poner de tu parte, pues aunque este equipo se usa como medio de transporte, también podemos utilizarlo como un medio de diversión, diversión al aire libre.

Invita a tus amigos y disfruta de un reencuentro contigo mismo, no te limites y haz de una tarde o una mañana lo mejor del ese día.

Acerca del autor